(españa) La imagen del reparto de comida a domicilio ha salido reforzada de la pandemia del coronavirus. Durante el estado de alarma fue considerado servicio esencial y las plataformas que lo gestionan –GlovoJust EatDeliverooUber Eats– se convirtieron en el único medio para consumir comida preparada.

Muchos restaurantes vieron en el delivery su fórmula de supervivencia. Así lo dmitían a este diario empresas como la barcelonesa Freshperts o la madrileña Beer and Food. En Just Eat, aseguran que durante el confinamiento se disparó un 200% la adhesión de nuevos restaurantes y en Uber Eats, comentan que el aumento fue del 15%.

A nivel de cifras de negocio aún no hay estudios sobre el impacto de la pandemia en el mercado español pero el informe publicado esta semana por Just Eat y la consultora NPD Group arroja un poco de luz sobre el crecimiento que venía experimentando el sector. En el 2019, los pedidos online en España generaron un volumen de negocio de 740 millones de euros, un 23% más que el año anterior. Este 2020, estaba previsto que alcanzaran los 900 millones de euros, un 21,6% más, pero sin contar los efectos de la pandemia.

Si se analiza Estados Unidos, el mercado de referencia en el sector, el crecimiento esperado es significativo. Según pronósticos del portal Statista realizados este mes de mayo, se espera que el sector crezca un 25% este año, de los 22.073 millones a los 26.527 millones de dólares, por encima de los crecimientos del 14% y el 13% de los últimos años. El crecimiento de la actividad se ha disparado en este mercado, y en especial en grandes ciudades como Nueva York, que se vio obligada a limitar las comisiones a los restaurantes fijando un máximo del 15%. En España, también han surgido quejas de restaurantes como los mencionados previamente.

Pese al acelerón que ha causado la pandemia en negocios relacionados con el e-commerce, las plataformas también se han visto afectadas por la coyuntura. En los meses más estrictos de confinamiento muchos restaurantes bajaron la persiana y la actividad se redujo. Eso provocó un ERTE en Glovo (del 38% de la plantilla, unos 340 trabajadores) y un ERE del 30% en Uber. También Deliveroo ha anunciado el despido de 90 trabajadores en España, aludiendo a causas de organización. (UGT considera que más que el virus, la empresa teme a la aprobación de la nueva ley sobre repartidores, que los consideraría trabajadores y no autónomos).

También se han visto movimientos de concentración, no solo por la crisis coyuntural sino por el propio modelo de negocio, que trabaja con márgenes muy ajustados –entre el pago al repartidor, la comisión al restaurante y el coste de la aplicación–. De hecho, la mayoría de las plataformas nunca han obtenido beneficios. En junio, Just Eat Takeaway adquirió a su competidor estadounidense Grubhub. Y recientemente, aparecieron rumores de que Glovo podría ser adquirida por el gigante del comercio electrónico chino Alibaba. Fuentes consultadas de la start-up catalana desmienten la información.

 

Fuente: La Vanguardia