La Cámara Gastronómica de Santa Cruz se declaró ayer en emergencia, debido a que su sector registra pérdidas económicas por la pandemia de la  Covid-19, y ahora advierte que está en riesgo la sostenibilidad de las fuentes laborales por la restricción del horario de circulación.

“La restricción del horario de circulación hasta las 22:00 tiene un impacto negativo muy fuerte, puesto que entre un 50 y un 70%, las ventas del sector gastronómico funcionan principalmente de noche. Estas prohibiciones se convierten en una situación insostenible para las empresas y sobre todo para el mantenimiento de los empleos”, señala el pronunciamiento de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz.

La posición del sector se da luego de que la alcaldesa de Santa Cruz, Angélica Sosa, determinó ayer que finaliza la etapa de “posconfinamiento”, y desde este jueves y hasta el 20 de enero ingresa otra vez a la cuarentena dinámica.

No obstante, la Cámara Gastronómica recalcó que, de acuerdo con  los últimos datos con los que cuentan, reportan que el 53% de sus afiliados tienen deudas con Impuestos, AFP y Caja Nacional; el 51% ha tenido que cerrar al menos una sucursal.

Además, el 65% tiene deudas con los bancos, proveedores y terceros; sólo el 4% pudo acceder a algún tipo de crédito ofrecido por el Gobierno, debido a los requisitos restrictivos; nueve de cada 10 restaurantes redujeron personal, señaló la Cámara.

Fuente: Página Siete